Clubes de la Primera B acusan a sus pares de la Segunda División Profesional de asumir «una actitud de falsa víctima»

0
700
Crédito: anfp.cl

Sigue aquí el nuevo Fanpage de En La Línea Deportes

Cobreloa junto a otros 12 clubes de la Primera B se adhirió a una declaración pública que titularon como «la única verdad» respecto a lo que catalogaron como «una dirigida campaña comunicacional» que pretende instalar la idea que la Segunda División del fútbol profesional chileno ha sido “injustamente” perjudicada por un “descriterio deportivo” de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional y, en particular, de los clubes que integran esta serie.

Al respecto, dejaron en claro que la situación actual es consecuencia de los acuerdos de los actores de toda la actividad a fines de 2019, «cuando hubo que -ante imprevistos y urgentes hechos- enfrentar la situación derivada del término anticipado y obligado de los campeonatos en disputa. Como la situación afectó a todas las divisiones del fútbol profesional chileno, la solución a la misma debe ser afrontada y soportada por todas las categorías».

Agregaron que si bien en el 2019, no hubo ninguno de los dos descensos que debieron existir, «la Primera División debió sufrir tres descensos en 2020 (ya consumados y no los dos tradicionales) y dos descensos “y medio” en la temporada 2021. Por su parte, la Segunda División no sufrió perjuicio alguno en la temporada 2019 pues mantuvo su ascenso (ascendió San Marcos de Arica) y, por el contrario, fue favorecida, pues no sufrió ninguno de los dos descensos que debían ocurrir. Es más, en la temporada 2020 tampoco efectuó aporte alguno a la solución del problema que nos convoca, pues tuvo su ascenso (logró subir Lautaro de Buin) y sufrió los dos descensos tradicionales, es decir, y que quede claro, hasta el momento la Segunda División sigue con sus tradicionales expectativas deportivas y premios para la competencia».

Apuntaron en lo que dice relación a la Primera B, que la situación es muy distinta, pues si bien es cierto, en la Temporada 2019 no sufrió el único descenso tradicional, en la temporada 2021 ya no tendrá sus dos ascensos acordados, «por el contrario, solo uno directo y otro a jugarse en cancha con un equipo de Primera División (con la misma o peor desventaja deportiva que alega la Segunda División). Y, además, deberá enfrentar su acostumbrado descenso directo, pero también podría exponerse a un probable segundo descenso, en una circunstancia absolutamente inédita para la categoría».

«Resulta entonces claro que la División más golpeada por la solución buscada a los hechos de 2019 es precisamente la Primera B y, es sorprendente, que las voces escuchadas pretendan incrementar aún más este perjuicio y evidente injusticia, pues se nos quiere obligar no sólo a renunciar a un ascenso sino que además a aceptar dos descensos directos, y dejar a la Segunda División lejos de toda colaboración o solidaridad en la búsqueda del retorno a la normalidad. Todo esto sin contar que los tres elencos de Primera División descendidos en el último torneo tendrán doble castigo: sufrieron por un descenso extra y ahora tendrán un ascenso menos», acusaron.

Finalmente, indicaron, «los clubes firmantes reafirmamos nuestro compromiso de colaborar en la vuelta a la normalidad para disputar los campeonatos, pero no estamos dispuestos a que el costo mayor sea asumido –como históricamente suele ocurrir- por la Primera B y que los clubes de Segunda División no realicen aporte alguno asumiendo una actitud intolerable, injusta y arbitraria de falsa víctima».

Además del equipo minero, suscribieron el documento: Deportes Copiapó, San Luis, Santa Cruz, Magallanes, Coquimbo Unido, Deportes Puerto Montt, Unión San Felipe, Deportes Temuco, Santiago Morning, Barnechea, Deportes Iquique y Rangers.

LEA TAMBIÉN:

El jugador que fichó en Cobreloa para cumplir el sueño de toda su familia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here