A 30 años de aluvión en Antofagasta: MOP construyó obras de control aluvional en las principales quebradas para proteger a la población

0
360

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea

En la madrugada del 18 de junio de 1991, se desencadenó un aluvión de alto poder destructivo que golpeó con fuerza a la ciudad de Antofagasta. El desastre natural provocó la muerte de 91 personas, 19 desaparecidos, 700 viviendas con destrucción total, 20.000 damnificados y 4.000 viviendas resultaron con daños severos.

A 30 años de este trágico evento, el Subsecretario de Obras Públicas, Cristóbal Leturia, llegó hasta la Quebrada El Huáscar en esta ciudad para dar inicio a la construcción de la que se convertirá en la décima quebrada intervenida con obras de control aluvional en Antofagasta desde aquel trágico evento.

Desde el 2004 a la fecha el Ministerio de Obras Públicas, a través de la Dirección de Obras Hidráulicas, ha construido obras de control aluvional en las quebradas Salar del Carmen, La Cadena, El Ancla, Baquedano, Farellones, Uribe, Riquelme, Jardines del Sur y El Toro. A fines de 2021, cuando estén terminados los trabajos en la Quebrada El Huáscar, serán en total 10 las quebradas intervenidas, con una inversión total cercana los 39.000 millones de pesos y con una capacidad de retención instalada de 705.000 metros cúbicos, 136 pozas retenedoras, 319 muros estabilizadores, 136 barreras y 241 metros lineales de canales de hormigón.

“Hoy es un día muy emotivo para todo Antofagasta, se cumplen 30 años desde el lamentable 18 de junio de 1991 y la verdad es que un hecho tan trágico como este genera aprendizajes. Hoy día, 30 años después, se han hecho obras en 10 de las principales quebradas de Antofagasta y con eso esta es una ciudad más segura, donde los aluviones van a seguir ocurriendo probablemente en los próximos años, pero con estas obras esperamos que la ciudad no sufra daños ni tampoco tengamos ninguna víctima fatal que lamentar”, destacó el Subsecretario Cristóbal Leturia quien durante su recorrido por las nuevas obras estuvo acompañado por vecinos del sector.

La autoridad del MOP explicó que las obras de control aluvional son obras que salvan vidas. “Chile es un país de aluviones y el cambio climático ha provocado en diferentes lugares del país, fenómenos de lluvias muy intensas, en un corto período de tiempo y con una isoterma alta, todo ello nos hace estar frente a un alto riesgo de aluvión. En el caso de ciudades como Antofagasta las quebradas pueden activarse y poner en riesgo a la población. Con estas obras se ha beneficiado en total a más de 145.000 habitantes, que hoy pueden dormir más tranquilos, ese es el principal objetivo de esta infraestructura”, dijo.

“Junto con el desarrollo de estas obras como país también tenemos que tomar conciencia del riesgo que implica construir en las quebradas. Es responsabilidad de todos evitar que haya asentamientos en zonas de riesgos”, agregó el Subsecretario del MOP.

En tanto, Ana María Cedeño, vecina afectada por el aluvión de 1991, junto con recordar el trágico evento agradeció el desarrollo de estas obras. “Producto del aluvión tuve un infarto múltiple. He sufrido muchos años este aluvión que se metió directamente a mi casa, por lo que es un día muy importante y emotivo para mí. Tengo demasiado agradecimiento para el gobierno y para todos los trabajadores que están haciendo esto, todos tienen el mismo valor en mi corazón”, indicó.

“Después del aluvión me fui a vivir a un cerro en Taltal, porque yo no puedo vivir cerca del mar y por Dios que no quiero volver a pasar nuevamente por esto, por eso ver que están haciendo estas obras sólo me genera agradecimiento”, agregó Ana María.

El proyecto de control aluvional en El Huáscar permitirá controlar la velocidad, el caudal y mitigar los efectos negativos, ante posibles flujos aluvionales que pudiesen generar las lluvias de carácter convectivo. En total abarcará cerca de 600 metros lineales, tramo en el que se habilitarán 31 muros estabilizadores de pendientes de distintas alturas que permitirán reducir la velocidad del torrente y controlar el caudal a medida que avanza hacia la parte baja en este sector.

Durante su visita el Subsecretario Leturia también supervisó los trabajos de la tercera etapa de las obras de control aluvional en la Quebrada El Toro, ubicada en el sector centro sur de Antofagasta. Estas obras de mitigación consideran en total una inversión cercana a los 7.300 millones de pesos y contemplan la construcción de 29 muros gravitacionales y 20 barreras y pozas decantadoras, que permitirán alcanzar una capacidad de retención de 80.054 metros cúbicos.

Al respecto, el Intendente Regional (s), Nalto Espinoza, relevó la importancia estratégica de este tipo de obras para la seguridad de los habitantes de la región. “Estas obras son muy importantes no solamente para la ciudad de Antofagasta, sino que para toda la región. Esta obra es la número 10 en Antofagasta se une a 3 más que se realizaron en Taltal, otras 5 en Tocopilla y más 2 obras de control aluvional en el Alto El Loa. Estas son obras que salvan vidas y hoy día la ciudadanía antofagastina puede estar tranquila, puede dormir tranquila, cuando se cumplen 30 años de esa gran tragedia que tuvimos”, expuso.

En paralelo al desarrolla de estas obras, el MOP trabaja también en la actualización de los diseños de las obras de control aluvional asociadas las quebradas Bonilla, Caliche y La Chimba, para una solución de mitigación a los habitantes de estos sectores de la ciudad de Antofagasta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here