Vecinos atemorizados por escasa fiscalización al comercio sexual en Antofagasta y el riesgo de expansión del COVID-19

0
4242

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea

Temor existe entre los vecinos del centro de Antofagasta por el alto riesgo que existiría de contraer coronavirus al convivir diariamente con la prostitución que se ejerce en el sector y como, según ellos, esta actividad sería caldo de cultivo para la proliferación de la enfermedad.

Manifestaron sentirse desprotegidos ante la nula fiscalización por parte de la autoridad sanitaria a casas, departamentos y lugares donde se ejerce el comercio sexual.

Recordar que en la capital regional, la cifra de contagios alcanzó los 3.291 y los fallecidos suman 54 a causa de esta enfermedad, razón por la cual los afectados, en su mayoría adultos mayores, expresaron temor por sus vidas al estar considerados como grupo de riesgo ante el contagio del COVID-19, pandemia que azota al mundo y que mantiene al país bajo Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe, decretado el pasado 18 de marzo.

En este sentido, los vecinos describieron que tanto clientes como las escorts que ofrecen sus servicios infringen absolutamente todas las medidas de higiene impuestas por la autoridad para prevenir el virus. De acuerdo con sus relatos no se respetaría el distanciamiento físico de al menos 1 metro, puesto que el servicio que se entrega es una relación sexual.

Tampoco se percibiría el uso de mascarilla como medida preventiva y dudan de la utilización de alcohol gel,  junto con no respetar la restricción de reuniones en lugares cerrados y el toque de queda impuesto en todo el territorio nacional a partir del 22 de marzo.

Vecinos atemorizados

De acuerdo a lo explicado por quienes se sienten afectados y sin protección, tanto quienes acuden a estos lugares (clientes) como quienes ejercen la prostitución, están en contacto directo con ellos y los ponen en riesgo de contagio, puesto que deben convivir diariamente con este tipo de situaciones por ser vecinos y contar, varios de ellos, con locales comerciales como almacenes, fuentes de soda, botillerías y carnicerías.

“Me parece pésimo que la autoridad sanitaria y Carabineros o PDI no estén fiscalizando el descarado comercio sexual en el centro de la ciudad. Como vecinos estamos cansados de la vista gorda que hacen a esta problemática y sólo les interese aparecer en la televisión o en los diarios entregando cajas de ayuda, que está bien, pero quién vela por nuestra salud. Nosotros cumplimos con todas las medidas de prevención para no contraer esta enfermedad. Pero como comerciantes nos vemos expuestos por la irresponsabilidad de quienes practican la prostitución y las personas que acuden donde las niñas. Esperamos que la autoridad tome cartas en el asunto”, explicó la señora Iris (70), vecina del centro de Antofagasta.

Junto con lo anterior, los adultos mayores que viven en el centro de la capital regional aseguran contar con pruebas de las fiestas y como este comercio descontrolado se realizó, sin fiscalización por parte de la autoridad sanitaria antes y durante todo el tiempo que duró la primera cuarentena total y que continúa realizándose en el transcurso de todo el día (madrugada, mañana, tarde y noche) incluyendo horario de restricción por toque de queda.

“Cuando comenzó esto del coronavirus todos estábamos asustados y más ahora que la cifra de contagios comenzó a aumentar en la ciudad. Los adultos mayores esperábamos que la ciudadanía fuera responsable, pero no fue así. Yo tengo una carnicería acá en el centro y en abril no podía abrir por miedo al contagio. Luego vino la cuarentena, pero no hubo cambio alguno, fue más de lo mismo. Personas que ingresan y salen de prostíbulos que existen en el centro, tanto en casas destinadas para ello como departamentos donde los vecinos ya están cansados de alertar a Carabineros sobre esta situación y no conseguir nada. Hay fiestas todas las noches y la descarada venta de droga nos tiene atemorizados también. Mientras tanto Carabineros y la autoridad sanitaria brillan por su ausencia. Prefiero no abrir y no exponerme a que un hombre que acudió donde una prostituta o alguna de ellas venga a comprar a mi local y me contagie, yo quiero a mi familia y no los voy a exponer”, describió Dagoberto (85), vecino del sector.

Parlamentarios

Ante el reclamo de los afectados, los parlamentarios de la región hicieron eco de sus preocupaciones y manifestaron que es deber de la autoridad sanitaria fiscalizar y velar para que lo decretado por el Presidente de la República, en este Estado Excepción Constitucional de Catástrofe por Calamidad Pública, se cumpla.

Es así como la diputada Marcela Hernando expresó su preocupación por la salud de los adultos mayores del centro de la ciudad y declaró contar con información sobre la ubicación de los lugares donde este oficio se ejerce sin control ni fiscalización. Además aseguró que estos antecedentes ya fueron entregados a la autoridad competente para que tome cartas en el asunto.

“Es lamentable lo que está pasando en el centro de Antofagasta. En estos lugares está habiendo mucho comercio sexual en casas y departamentos no habilitados para ello y con todos los riesgos que esto significa para la pandemia. El que existan estos contactos estrechos ponen en riesgo no solamente a quienes ejercen y consumen este comercio sino también a los vecinos. Así es que esta denuncia que he recibido la hice llegar a las instancias pertinentes para que se tomen las acciones necesarias porque este comercio está poniendo en riesgo la salud de toda la ciudadanía”, declaró  la diputada. En este sentido, la parlamentaria llamó a los vecinos a denunciar este tipo de situaciones que deben ser sancionadas.

Por su parte, la diputada Paulina Núñez llamó a aumentar las fiscalizaciones al comercio sexual en Antofagasta, por encontrarse el país en una crisis sanitaria ante la pandemia del COVID-19, y recalcó el llamado de la autoridad a evitar exponerse al contagio.

“Estamos en una crisis sanitaria por esta pandemia y tratando de que las personas cuando no tengan necesidades de salir de sus casas se queden en ellas. Por eso me comuniqué con el Intendente Regional, Edgar Blanco, quien a su vez me confirmó que se está fiscalizando en las calles del centro, pero que a partir de las 22 horas, cuando comienza el toque de queda, coordinará con el jefe de la Defensa Nacional en la región, el general de la FACH José Aguirre, la mayor fiscalización en esta zona, considerando que quienes se ven más afectados por esta irresponsabilidad son los adultos mayores”, expresó.

Al respecto, el diputado Esteban Velásquez reaccionó enfáticamente al describir esta situación como un acto ilícito que podría aumentar el número de víctimas en la ciudad y en la región. Agregó que por el comportamiento irresponsable de algunas personas, que no obedecen lo dictaminado bajo el Estado Excepción Constitucional de Catástrofe por Calamidad Pública, está en riesgo la vida de la ciudadanía.

“Estamos en presencia de actos ilícitos por donde se los mire. Primero, por quienes ejercen el comercio sexual al encontrarnos bajo el Estado Excepción Constitucional de Catástrofe por Calamidad Pública, que requiere el cuidado y autocuidado de todos, y segundo por el descritério de aquellas y aquellos a quienes no les importa el riesgo al que exponen sus vidas, la de sus clientes y sus propias familias”, enfatizó el ex alcalde de Calama.

En este contexto, para el diputado José Miguel Castro esta información debe ser investigada por las entidades pertinentes a las que se oficiará al respecto. Esto por tres infracciones a lo decretado por la autoridad nacional, entre ellas un problema migratorio que dificultaría la trazabilidad en el caso de que existieran contagios por este comportamiento riesgoso.

“Se estaría infringiendo el toque de queda y la finalidad de éste, que es que las personas se mantengan en sus hogares y no tengan contacto con extraños, incluso familiares. Otra situación irregular grave es la vulneración de la medida de distanciamiento físico y social que la autoridad sanitaria ha recomendado para evitar la propagación del virus y por último existiría un problema migratorio en el caso de que las personas que ejercen el comercio sexual o acudan a éste no cuenten con su documentación al día, lo que provocaría inconvenientes a la hora de obtener la trazabilidad en caso de algún contagio”, declaró el parlamentario.

En este contexto los senadores por la región, Pedro Araya y Alejandro Guiller sostuvieron que esta problemática afecta directamente a la ciudadanía y que la autoridad sanitaria cuenta con todas las facultades necesarias para fiscalizar determinadas actividades, como el comercio sexual.

“Si se recibe alguna denuncia de vecinos que se sientan en riesgo de contagio por COVID-19 al verse en peligro por esta actividad, es deber de la autoridad sanitaria fiscalizar y más hoy, cuando se le ha pedido expresamente a la gente ser responsable, que se cuide y que se mantenga en sus casas y no se expongan”, dijo Pedro Araya.

Por su parte,  Guiller criticó el hecho de que hasta ahora la autoridad no haya considerado como factor de riesgo de contagio por COVID-19 el ejercicio y consumo de la prostitución en el país y la región.

“Existe experiencia de que esta actividad funciona en la ilegalidad, puesto que quienes ejercen no se encuentran registradas o registrados y no están bajo el control de los servicios sanitarios. Sin embargo, en el caso de Antofagasta, Carabineros cuenta con un mapeo del casco histórico de la ciudad donde se concentra esta actividad, información de vital ayuda para la fiscalización que debe realizar la autoridad sanitaria”, mencionó el periodista.

En este sentido, el senador expresó su extrañeza por la nula mención del Gobierno sobre el comercio sexual como factor de riesgo de contagio del COVID-19 en los medios de comunicación.

“La autoridad sanitaria debe poner especial control sobre este tipo de actividades, que si bien no se ha mencionado en los medios de comunicación como factor de riesgo, es de alto riesgo porque es imposible que en este tipo de actividad se respete el distanciamiento físico. Junto con ello está la rotación de personas lo que aumenta el riesgo de proliferación de vectores que aumentarán el contagio del COVID-19, no sólo en la ciudad sino que en todos los lugares donde ellos se dirijan, por contar Antofagasta con una alta población flotante de extranjeros y connacionales”, explicó Guiller.

Renta básica de Emergencia

Por su parte, la representante del Frente Amplio, la diputada Catalina Pérez, expuso otra realidad detrás de esta problemática social,  como lo es el hecho de que existen personas que si dejan de trabajar el día a día no contarían con ingresos para solventar sus necesidades básicas, como la alimentación.

“La única forma de garantizar que las trabajadoras del comercio sexual puedan paralizar sus funciones es asegurándoles una Renta Básica de Emergencia. Es decir, un fondo que permitiría cubrir los gastos básicos de todos quienes no pueden salir a trabajar o verán disminuidos sus ingresos durante la pandemia”, relevó la presidenta de Revolución Democrática, quien enfatizó que “el Gobierno debe entregar garantías, porque las y los trabajadores informales necesitan ayuda lo antes posible y no pueden ser ellos los que paguen los costos de esta crisis”.

Intendente

Bajo este escenario que afecta a Antofagasta, el Intendente Regional, Edgar Blanco, enfatizó en el llamado a mantener las conductas responsables de parte de la ciudadanía y no exponerse a factores de riesgo de contagio del virus, por lo que el llamado es a no realizar este tipo de acciones como el reunirse en espacios cerrados y más cuando se está en toque de queda.

Junto con esto, relevó las fiscalizaciones diarias que efectúan en el centro de la ciudad funcionarios de la PDI, Carabineros y las patrullas del Ejército entre las 22.00 y 05.00 horas.

“Esta situación es algo que hemos reforzado con los equipos que salen a fiscalizar en la noche, porque junto con las fiestas también hemos recibido información, en base a denuncias, sobre casinos clandestinos que estarían funcionando en la ciudad. A los vecinos les pedimos que realicen todas las denuncias a la autoridad sanitaria. Como Gobierno Regional estamos teniendo presencia en las noches con las fuerzas Armadas para poder controlar el movimiento de las personas”, finalizó.

Por: Andrés Arenas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here