UCN realiza primera transferencia tecnológica de software para biolixiviación

0
130

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea

Un importante hito marcó la Universidad Católica del Norte (UCN) en materia de transferencia tecnológica, al haber licenciado el software Biolix a la empresa regional Aptic S.A., la cual podrá comercializar el producto, colocando así el conocimiento científico a disposición del sector productivo.

La plataforma interactiva, denominada “Sistema Experto para Procesos Industriales de Biolixiviación”, fue desarrollada gracias al financiamiento de Conicyt, a través de su línea Fondef de Investigación Tecnológica (IT16M100045), proyecto liderado por la Dra. Cecilia Demergasso, directora del Centro de Biotecnología Profesor Alberto Ruiz (CBAR) de la UCN, y cuyo objetivo final es apoyar al proceso de toma de decisiones en plantas industriales de biolixiviación.

La directora de Innovación y Transferencia Tecnológica de la UCN, Jadranka Rendic, destacó el trabajo conjunto entre Aptic S.A. y el CBAR en el desarrollo del software. Subrayó, además, la relevancia de haber logrado un acuerdo de licencia de forma satisfactoria para ambas partes y así, finalmente, lograr transferir esta investigación al sector productivo.

“Es importante mencionar que en nuestra Universidad es la Dirección de Innovación y Transferencia Tecnológica la que se encarga de gestionar los procesos protección, transferencia y comercialización de resultados de investigación científica tecnológica”, agregó.

Alianza

El jefe de proyectos de la empresa Aptic S.A., Claudio Panozo, explicó que actualmente Biolix está siendo probado por la empresa minera con la que trabajaron y que en unos meses más podrán conocer su impacto real en la industria. “Creemos que el desarrollo de este software va más allá del proceso mismo de biolixiviación, dado que da pie a seguir aunando esfuerzos entre el mundo privado y las universidades para incentivar a la industria a creer y mostrar las capacidades reales del capital humano regional”, afirmó.

Respecto al desarrollo del sistema en conjunto con el Centro de Biotecnología de la UCN, Panozo manifestó que para Aptic S.A. ha sido una excelente experiencia, ya que permite conectar la visión científica con la empresarial. “Las alianzas con centros tecnológicos y de investigación adquieren un rol relevante, debido a que se conjugan dos visiones diferentes y que, por lo general, se desarrollan de forma separada: una visión científica y una empresarial. Las expectativas sobre este desarrollo son mayores, puesto que efectivamente de forma colaborativa entre la empresa y la universidad se desarrolló una solución conjunta a una problemática real de la industria minera”, asegura Panozo.

El jefe de proyectos de Aptic S.A. explicó que la vinculación universidad-empresa permite adaptarse a los cambios tecnológicos que la industria minera está aplicando en sus procesos para ser más competitivos y sustentables, los cuales repercuten también en las pymes locales, que deben alinearse a esas transformaciones.

Proyecto

El desarrollo y aplicación de este software es relevante a nivel país, pues más de un 10 % del cobre en cátodos es producido en Chile por procesos de biolixiviación, lo que nos convierte en los primeros productores en el mundo mediante esta tecnología.

“Imaginen la gran oportunidad que nos brinda este escenario. Solo aquí, en Antofagasta, se puede generar conocimiento sobre la aplicación de esta tecnología en escalas antes no conocidas. En conjunto con una empresa minera de la región de Antofagasta supimos leer esta oportunidad, desde el inicio del trabajo conjunto. En 1998, cuando se corría el pilotaje del proyecto de lixiviación de sulfuros de baja ley, nos impulsó el interés compartido por hacer que la biolixiviación a nivel industrial pasara de ser un arte a ser una ciencia”, señaló la Dra. Cecilia Demergasso, directora del CBAR y del proyecto de desarrollo del software.

Recordó asimismo que, a partir de ese momento, se inició un monitoreo integral del proceso, que considera los aspectos metalúrgicos, fisicoquímicos y microbianos, y se desarrollaron las herramientas para lograrlo, con el soporte del proyecto Fondef D04I-1169 y luego del proyecto Corfo Innova 08CM01-03.

“El estudio continuo de los datos generados nos llevó a construir una base de datos cuidadosamente sistematizada y una base de conocimiento, es decir, el conjunto de modelos que permiten entender variables que influyen en el proceso. Además, nos preocupamos de validar este conocimiento poniéndolo en la mesa de discusión en congresos científicos de la especialidad ‘biohidrometalurgia’ cada dos años. Y les aseguro que no fue fácil ante especialistas en el tema, pero acostumbrados a trabajar con datos de laboratorio”, aseguró la Dra. Demergasso.

De esta forma, la disponibilidad de esta información y conocimiento validado se transforma hoy en la posibilidad de hacer un real aporte al desarrollo de una minería inteligente, al dar acceso al operador al conocimiento adquirido durante años en la operación.  Es decir, es posible capitalizar el conocimiento, darle valor y transferirlo, de manera que el operador cuente con el conocimiento experto, basado en la experiencia industrial, para tomar decisiones.

La directora del Centro de Biotecnología de la UCN precisó que el trabajo de investigación realizado en el marco de los proyectos Fondef IT13I20042 e IT16M10045 tuvo que enfrentar dos grandes desafíos: el primero, generar conocimiento complementario, empaquetarlo y construir el software. El reto ahora es lograr que el uso del software en la operación se traduzca en un incremento significativo de la productividad minera.

Por parte de la UCN participaron en el proyecto los doctores Cecilia Demergasso, Pedro Galleguillos, Sabrina Marín y Juan Bekios, y los investigadores Mauricio Acosta y Roberto Véliz, sumado al apoyo de tesistas de doctorado, de magíster y de pregrado, en las disciplinas microbiología, biología molecular, e informática.

El Centro de Biotecnología Profesor Alberto Ruiz (CBAR) de la UCN es una unidad académica autosustentable orientada a realizar investigación y desarrollo en biotecnología, prestación de servicios biotecnológicos y metalúrgicos, y apoyar en forma práctica a la docencia de pregrado y postgrado. La visión del CBAR es: “ser un Centro de Biotecnología líder y referente nacional e internacional en las áreas de biominería y geomicrobiología”.

En tanto, Aptic S.A. es una empresa de la zona norte del país que se dedica a la prestación de servicios de ingeniería en las áreas de IT (Tecnologías de la Información, por sus siglas en inglés) y Dirección de Proyectos. La firma es liderada por profesionales de distintas especialidades de la ingeniería, con conocimiento y experiencia en tecnologías de la información y comunicaciones, así como del negocio minero por más de 20 años. Cuenta con profesionales miembros del PMI®, certificados PMP®, CAPM® e ITIL® Ver3.

Envíenos también su noticia o video al WhatsApp +56 9 8776 2671

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here