Mal uso de test: falsos positivos y falsos negativos, la otra cara de la pandemia

0
851

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea

Mucho se ha hablado sobre el caos mundial que ha creado la pandemia del COVID-19, pero pocos se han preocupado del pánico colectivo que genera ésta. Tal es el caso que, muchas personas se realizan test rápidos sin administración médica y que encuentran a la venta en internet, lo que ha incrementado considerablemente el riesgo de falsos positivos y falsos negativos.

Sumado al alto porcentaje de pacientes asintomáticos, recientemente un estudio revelado por Scripps Research (Estados Unidos) detalló que el 45% de los infectados a nivel mundial no presentan ningún síntoma y en nuestro país, del total de personas testeadas y que dieron positivo al test de PCR, el 20% no presentó sintomatología asociada al COVID-19.

Es importante entender que la correcta toma de muestra para el test serológico, siempre debe ser realizado por un profesional afín al área de la salud, ya que, si se aplica mal, los resultados serán inválidos, aumentando el riesgo de falsos positivos y falsos negativos.

«Este test permite detectar los niveles de anticuerpos desarrollados por la persona ante la presencia del virus, entregando una evidencia biológica fundamental para el período de cuarentena y post cuarentena», señaló Guido Albornoz, Gerente Comercial de Andes HSG.

Los test rápidos ayudan a detectar casos asintomáticos, ya que reconoce la presencia de la Inmunoglobulina M, que es el primer anticuerpo que aparece en la respuesta inmune y que indica una infección reciente y puede usarse como diagnóstico auxiliar de infección temprana.

Debido a que los test no son autoadministrables, la empresa cuenta con un equipo de profesionales de la salud que realizan la prueba, «contamos con este servicio porque sabemos que los centros de salud están colapsados y que las salas de espera no dan abasto. Frente a esto hemos desarrollado estrategias para empresas que pueden hacer un screening a toda la organización y con eso poder determinar: población de riesgos, posibles asintomáticos, seguimiento de indicadores macros de riesgo social y biológico y generar alertas tempranas preventivas», detalló Albornoz.

Dado que el periodo de incubación del virus es de 14 días, se recomienda realizar el test cada dos semanas, de esta manera el paciente lleva un mejor control de los ciclos de contagios del virus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here