Get Adobe Flash player

Calama

Estadio Zorros del Desierto

Tren familiar

Twitter @diarioenlalinea

There are no recent tweets.

View more tweets | Powered by HL Twitter

Cultura

Deporte

Economia

Educacion

Estadísticas del sitio

  • 403.935 visitas
:100%;">

Señal online HTML5

Sigue aquí el nuevo Fanpage del diario digital En La Línea en Facebook 

El rol de las madres y la conformación de las familias han sufrido importantes transformaciones, particularmente en las últimas cuatro décadas. De hecho, la docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico, Susana Arancibia, plantea que es la crisis económica de los ‘80 la que marca un antes y un después, generando los cambios que observamos hasta el día de hoy.

“La situación vivida en dicha época obliga definitivamente a la mujer a salir de la casa a buscar trabajo, lo que es decisivo en la configuración de la familia, ya que el país no estaba preparado para el éxodo de las mujeres fuera de sus hogares. Los hijos muchas veces quedaron al cuidado de terceros, de hermanos mayores o simplemente solos en sus casas después de la jornada escolar, y tampoco existían programas para apoyar tal situación”, señala la psicóloga y asistente social.

Muestra de ello es a partir de 1980 se presenta un incremento sostenido del número de mujeres que se incorpora al mundo laboral, llegando a un 48%. “Las cifras de empleo femenino son determinantes en los cambios de la estructura familiar actual. Si a esto se le suma el trabajo informal, es posible observar que en menos de 50 años el perfil de la mujer y la familia chilena ha cambiado radicalmente”, afirma.

Junto con esta incorporación laboral, la mujer también ha cambiado su mentalidad. “Presenta mayores niveles de confianza en su carrera y en sí misma, retroalimentado su ambición de mejor calidad de vida personal y profesional”, indica la psicóloga.

Y es en esa búsqueda de tener una mejor calidad de vida que ha exigido un trato igualitario respecto de sus compañeros, lo que ha dado sus frutos. “Es así como en la actualidad, desde la perspectiva legal, primero se logra legislar sobre el divorcio y eliminar la distinción que existía sobre los hijos dependiendo de su origen (legítimos, ilegítimos y naturales). Hoy todos son hijos ante la ley”, puntualiza Susana Arancibia.

“Además, se propicia la co-parentalidad o responsabilidad compartida hacia los hijos. Esto implica que los padres no solo deben aportar con dinero para la mantención de los niños, sino que ser parte presente de la crianza y educación de los mismos. Igual tenor tiene la ley relacionada con el fuero maternal, cuyo objetivo es, por una parte, que la madre trabajadora pueda propiciar los cuidados necesarios a su hijo y, por otra, que no signifique un desmedro en su fuente laboral”, agrega.

La nueva madre

Este nuevo escenario ha generado una paulatina apertura de la crianza de los hijos, quienes históricamente estuvieron bajo el gobierno de la madre. El ingreso de las mujeres al trabajo demostró la carga que significa ser dueña de casa y abrió la posibilidad de que los hombres puedan implicarse efectiva y afectivamente en la vida de sus niños.

“En la actualidad, cada vez más los jóvenes (hombres y mujeres) toman consciencia de las diversas tareas que significa mantener un hogar, vivir en familia y funcionar en el trabajo, siendo co-responsables respecto de la diversidad de roles en que la vida los implica”, dice la docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico.

Por lo mismo, los niños de hoy están siendo criados bajo un nuevo paradigma. “Están recibiendo una socialización que evidencia los beneficios de la participación laboral de la mujer para sus hijos. De hecho, un 52,6% de las mujeres cree que las madres trabajadoras pueden generar un vínculo de cercanía con sus hijos similar a las que no trabajan, y el 59,4% cree que sus niños se beneficiarán de su trabajo”, precisa.

A pesar de todos estos avances, Susana Arancibia plantea que no cabe duda que la brecha de género sigue siendo muy importante. “Discriminación en puestos de trabajo, diferencias salariales entre hombres y mujeres frente al mismo cargo, escaso nivel de conciliación y flexibilidad laboral-familiar por parte de las organizaciones, dificultad para validarse dentro del mundo político, subempleo, marginalidad y violencia, entre muchos otros aspectos, son los pendientes”, concluye la especialista.

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cena Proloa con Medios de Comunicación 2017

Señal online Tunein Radio

Audio En La Línea 14 horas

Audio En La Línea 19 horas

Calama TV

Premiación Fedemu 2016

Corrida San Silvestre 2016

Regional

Policial

Mineria

Politica

Social

Ultimos Comentarios

Thomas: Seria estupendo hay tanta gente nuestra k lo necesita.....
Maritza serrano huallpa: Hojala sea verdad...
: Mi mas sentido pesame, por la irreparable perdida de don Alejandro “Libreria l...
Ruben Torres: En la administración de contratos menores los procedimientos internos de Codelc...
CuantoGana: Me ha gustado este artículo, muchas gracias por compartirlo y sigue así....
Artur: Muy de acuerdo, creo que la caridad empieza por casa, y nadie se preocupa por lo...
Marian: Hola mi pregunta es por que se les da todas las regalías a los extranjeros? E...
Andrea: Hola, yo soy parte de un comité que lleva 10 años esperando una vivienda, noso...
Cynthia varas: Toda la razon yo llevo años pagando arriendo soy chilena … mi hija calameña ...
: Estimado junto con saludarle le comento que mi nieto de 9 años Luis Felipe,quie...

Sociales