Inmobiliario de neumáticos reciclados: Epu Home saca la cara por Antofagasta en Impulso Chileno

0
152

Sigue aquí el nuevo Fanpage de En La Línea Deportes

“Uno sale a la calle y lo primero que ve son cerros y cerros de neumáticos, que en general provienen de la minería. Se ve feo y tampoco es bueno para el medio ambiente. Son desechos y algo teníamos que hacer con eso”, cuenta Alejandro Monsalvez (36) descendiente mapuche, quien llegó hace siete años a Antofagasta en busca de mejores oportunidades.

Epu, significa ‘dos’ en Mapudungun y Home ‘casa’ en inglés. Una integración de palabras y culturas que dan vida a un emprendimiento creado por Alejandro Monsalvez y su pareja de origen colombiano Jaqueline Cardona (42), quienes trabajan con neumáticos en desuso para crear productos de hogar amigables con el medioambiente, bajo un proceso de reciclaje artesanal.

Esta idea venía rondando en la cabeza de Alejandro hace ya varios años. Durante su etapa universitaria, en el ramo de emprendimiento de Ingeniería Comercial. Así comenzó a esbozar este innovador emprendimiento que le permitió clasificar dentro de los 60 ganadores de Impulso Chileno. A principio de este año, la pareja quedó sin trabajo. Así que decidieron cumplir con su sueño de emprender. Tomaron como base la idea de Alejandro, una actividad amigable con el medio ambiente, pero que fuera acorde a sus “bolsillos”, y se lanzaron con el reciclaje de neumáticos de manera artesanal.

Usaron parte de sus ahorros en herramientas de carpintería y comenzaron ellos mismos a recolectar la materia prima por las diversas calles de Antofagasta. “Con el tiempo hemos aprendido a discriminar el neumático. Al principio recolectábamos todos los que nos cabían en el auto, pero hoy usamos los de mejor condición” señala el emprendedor.

Al pasar los meses, han desarrollado un método de trabajo a través del cual los neumáticos son limpiados, desinfectados y valorizados. Luego lo fusionan con madera, fierro u otros elementos para transformarlos en innovadoras hieleras, camas para mascotas, puf o mesas de centro. Las ventas, por el momento, las realizan a través de ferias de emprendimiento y se comercializan por internet. Por eso, con los recursos que obtengan a través de la fundación, esperan poder internacionalizar sus productos y desarrollar un e-commers para traspasar las fronteras de la ciudad.

La resistencia al cambio es una de las dificultades que han debido enfrentar estos emprendedores, ya que a su juicio existe una barrera cultural con respecto al reciclado: “las personas creen que hablamos de algo que no les sirve.  Muchas veces han pensado que se trata de neumáticos nuevos, pero cuando se les dice que es usado, piensan que es basura. Otros, creen que pueden hacerlo por ellos mismos, pero trabajar el neumático es muy duro, ya que está hecho para resistir”, explica Alejandro.

No obstante ellos siguen adelante con su proyecto e incluso tienen pensado construir una planta de reciclaje de neumáticos para la fabricación de cualquier estilo de mueble, para lo cual es necesaria una fuerte inversión. “La idea es poder triturar el neumático con una planta de reciclaje y crear los muebles a la medida del cliente. Por ejemplo, un escritorio con el molde que ellos quieran, cuadrado, rectangulares o redondos”, advierte el emprendedor antofagastino.

Asimismo, la pareja aspira a construir un modelo de negocio centrado en el servicio. “La idea es arrendar los muebles, que tienen dos años de vida útil según el SII, y luego renovarlos. Que no termine siendo un residuo para la empresa, y así al recuperar los productos podemos volver a utilizarlos como materia prima. Queremos enfocarnos en la responsabilidad social empresarial implementando un círculo virtuoso”, concluye.

Impulso Chileno es un concurso de emprendimiento patrocinado por la fundación Impulso Inicial, de Andrónico Luksic Craig y su familia, en colaboración con la incubadora Socialab y la Pontificia Universidad Católica de Chile. ¿Su objetivo? Apoyar a los emprendedores chilenos que tengan una idea o negocio para sacar adelante sus proyectos. En su segunda versión, el concurso premió a los 60 seleccionados finales; los 20 primeros lugares recibirán $10 millones, los 20 que les secundan recibirán $5 millones y los 20 terceros serán beneficiados con $3 millones en financiamiento para su proyecto y apoyo de expertos durante 6 meses. Impulso Chileno recibió más de 5.000 postulaciones, de las cuales se obtuvieron 200 semifinalistas. El 15 de octubre se dieron a conocer sus 60 finalistas. La final está programada para enero de 2020.

Envíenos también su noticia o video al WhatsApp +56 9 8776 2671

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here