Histórico PF. naranja glorificó a Vicente Cantatore: «Para él, Cobreloa fue algo muy distinguido que recordó siempre»

0
3605
Crédito fotos: Juha Tamminem

Sigue aquí el nuevo Fanpage de En La Línea Deportes

Trabajaron 25 años juntos. Comenzaron en Lota Schwager y culminaron en un exitoso periplo por España que los tuvo cerca de llegar a los dos equipos más grandes de la Madre Patria como son el Real Madrid y Barcelona.

Luis Saavedra, histórico preparador físico de Cobreloa, reconoce que hace muchos años que no habla con su «hermano mayor y amigo», Vicente Cantatore.

«Sé que está en Valladolid, en una casa de adultos mayores, y que desgraciadamente está enfermo. Hay gente que lo ha ido a ver y que cuentan que le cuesta un poco que los reconozca, pero una vez que lo hace empiezan a hacer recuerdos, y dicen que es el Vicente de siempre», detalla el profesional nacido en Concepción.

«Sé que Iván Zamorano fue hace un tiempo atrás y Eusebio Sacristán Mena (jugador que tuvo en el Valladolid) fue el último que supe que fue. Me contó que se rieron con Vicente, y que fueron 30 minutos gratísimos con él, lleno de recuerdos; pero está enfermo», agrega con tono triste, el PF.

Su regreso a España

Cuenta que después del fallecimiento de la señora del ex DT de Cobreloa, quedó solo en Chile, y su único hijo (Marcelo), que está viviendo en Valladolid, lo vino a buscar y se lo llevó a vivir con él, y allá se le detectó la enfermedad que tiene (Alzheimer). «La última vez que hablé con él fue para el funeral de su señora», recuerda con nostalgia. Por lo mismo no duda en entregar conceptuosas palabras para el estratego.

«Se me apareció en la vida una persona muy importante. Fue un compañero, un amigo, un jefe y, en determinado momento, un hermano mayor también. Nosotros estábamos juntos todo el día hablando de fútbol y de lo que íbamos a hacer», reconoce.

25 años de respeto mutuo

Recuerda que fue Esaú Bravo y Mario Osbén quien los presentó en 1975. Cantatore lo invitó a charlar a la sede de Deportes Concepción. «Conversamos desde las 2 y media de la tarde hasta las diez y media de la noche. Después de eso, cada uno -durante 25 años- respetó lo que acordamos. Nunca más volvimos a conversar del rol que cumplía cada uno en sus respectivas áreas, y eso que estuvimos largos años juntos. De verdad, para mi Vicente fue lo máximo», ratifica.

Su elogio para el ex seleccionador nacional (aunque estuvo solo un partido) no quedaron ahí, y Saavedra contó sobre el espaldarazo que recibió de parte de su jefe antes de fichar en el Sevilla. «En el club estaba el preparador físico que había formado a todos sus colegas en España (Álvarez del Villar). Incluso estuvo en varias selecciones. Habló con el presidente (Luis Cuervas) y salió el tema de quien quedaría a cargo de la preparación física del equipo. El directivo le dice: tenemos al mejor preparador físico de España, a lo que Vicente le respondió: Yo trabajo con Lucho, y si ustedes no lo aceptan terminamos la conversación en este mismo momento. Fíjese al nivel que llegó el respaldo que yo tenía. El se jugó el puesto. Fue una persona extraordinaria», agrega.

En Cobreloa

Las anécdotas no quedan ahí y recuerda que en su segunda temporada en Cobreloa (1981), Cantatore llamó a un jugador de ese plantel que tenía un problema y hablaron cerca de dos horas. «Esa vez le destaque la paciencia que tenía y el me respondió: ese es mi rol pues cuando lo necesite tiene que estar bien. Daba lecciones de vida y de conducción al grupo y al jugador también. Era impresionante. Ese era el verdadero valor que tenía», añade Saavedra.

«Y el fútbol era para él simple y profundo. Buscaba jugadores que quisieran ser, no que hayan sido. Por eso llevó a Hugo Rubio, con 19 años; a Sergio Martínez y a Juan Carlos Letelier, entre otros. Eran jóvenes que tenían que consolidarse y lograr el estrellato en Calama. Fue una persona muy importante Vicente, a quien quiero mucho», recalca su ex ayudante.

Finalmente ratifica la importancia que tuvo el equipo minero en la vida de ambos. «Para él y para mi, Cobreloa fue algo muy distinguido que recordamos juntos en todos los lugares que estuvimos. Fue algo muy lindo, y estamos a la par: nosotros entregamos el máximo y ellos hicieron lo mismo. Además conocimos gente distinguida en lo profesional e intelectual, incluso, a quienes manejaban la economía del país. Y nosotros supimos estar a tono con esa distinción», cerró.

LEA TAMBIÉN:

Histórico volante de Cobreloa y sus 14 años en el club: «Nunca sentí otra camiseta»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here