Extracción de litio produce crisis hídrica en Peine-Atacama

0
377

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea

Atacama: una mazorca de maíz y un flamenco adornan el letrero que da la bienvenida a Peine, en medio del desierto de Atacama, en Chile. Aquí hace mucho tiempo ya no se cultiva maíz (como antes) y la mayoría de los flamencos han desaparecido. La razón de esto es la falta de agua. Los 1200 habitantes de Peine sienten la falta del recurso en todos los ámbitos de la vida.

La criancera Jaqueline S (28) le dice a Bild: «el agua es ahora nuestro oro. Esto significa que los niños no pueden jugar con agua, el lavado de la ropa se hace solo una vez por semana. El agua también se reutiliza para la descarga del inodoro”. El agua para sus llamas, ovejas, burros y cabras, Jaqueline ahora debe comprarla a una empresa por el equivalente de 300 euros al mes, los que apenas puede pagar.

300 euros es el equivalente al sustento de toda su familia extendida, unas 20 personas. “Realmente había agua aquí en el suelo, para llamas y cabras, para la lavandería y el inodoro, aunque Atacama es considerado el desierto más seco del mundo”. Pero la capa freática continúa hundiéndose, los lagos y ríos se secan porque el grupo local SQM bombea 60 millones de metros cúbicos de agua por año desde el subsuelo, para que podamos conducir más y más autos eléctricos, para que se puedan vender más y más computadoras portátiles y teléfonos inteligentes.

Las baterías de estos dispositivos necesitan litio. El valioso metal ligero se puede obtener aquí en el Salar de Atacama. Con un esfuerzo gigantesco. Desde una profundidad de aproximadamente 30 metros, SQM bombea el agua subterránea que contiene minerales en enormes tanques de producción, el mayor de los cuales es de 480.000 metros cuadrados, superficie equivalente a aproximadamente 67 campos de fútbol. En estas piscinas, el agua se evapora gradualmente. Toda la instalación cubre un total de 44 kilómetros cuadrados e incluso se puede ver desde el espacio.

En el curso del proceso de evaporación, la salmuera pasa de una piscina a otra. Después de 15 meses, el último recipiente, es un líquido viscoso amarillo cítrico con aproximadamente un seis por ciento de contenido de carbonato de litio. SQM vende alrededor de 60.000 toneladas anualmente. Eso es aproximadamente el 25 por ciento de la demanda mundial. Un buen negocio, pero no para los residentes de Peine, donde el agua subterránea se arrastra bajo los pies. Jaqueline está molesta: “los atacameños ya no queremos que nos roben. ¡SQM se lo lleva todo!. Debido a la extrema escasez, el agua en el pueblo a menudo está completamente cortada por la noche. A veces no tenemos agua durante días», dice Sergio Cubillos (30), quien representa los intereses del pueblo atacameño, los descendientes de los  indígenas. “Luego tienes que llamar camiones cisterna y ocuparte del problema”, agrega.

«Desde que las compañías mineras han estado aquí, todo ha cambiado», dice el pastor migratorio Ascencio Soza (70). “En comparación con el pasado, el agua hoy es escasa y contaminada «, dijo. Aunque la administración de SQM asegura a Bild que tiene un control estricto sobre el balance hídrico de la región, los residentes se sienten completamente pasados a llevar por la compañía. Debido a que todavía no hay estudios a largo plazo, aún no se ha demostrado claramente qué consecuencias tiene la extracción de litio en este sensible ecosistema.

Cristina Dorador (39), bióloga de la Universidad de Antofagasta, estudia el agua y los suelos y dice: «la industria produce grandes cantidades de polvo y priva a la región de agua, hay menos humedad y vegetación en el suelo».

Pero la producción continuará. Los expertos estiman que con la expansión de la movilidad eléctrica, la demanda mundial de litio aumentará en más de un quinto para 2025.

Comentario de la autora: Karina Mössbauer

“Los autos eléctricos no son la panacea”. El viaje al desierto de Atacama me enseñó dos cosas: primero, la gratitud por el agua, que sentimos ilimitada. También, con frustración, que no debemos exaltar ninguna tecnología por sobre otra, en la búsqueda desesperada de soluciones para el calentamiento global.

Por supuesto, la huella de CO2 de un automóvil eléctrico es mejor que el de uno con motor de combustión interna. Pero sería aún mejor no mirar exclusivamente esta tecnología, sino apostar por alternativas aún más ecológicas. Hasta que se desarrollen, pienso en cada auto, ya sea con gasolina, diesel o eléctrico.

Envíenos también su noticia o video al WhatsApp +56 9 8776 2671

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here