Expertos analizan panorama inmobiliario en Chile en medio de la pandemia del COVID-19

0
1002

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea

En el mercado inmobiliario, a nivel mundial, existe un antes y un después de la aparición del Coronavirus o COVID-19. La enfermedad no sólo obligó a miles de personas a recluirse en sus viviendas, sino que también provocó el cierre de cientos de negocios e industrias y la consiguiente alza en la tasa de desempleo.

El empresario inmobiliario Erik Leiva, analizó los efectos de la pandemia en el mercado, dividiéndolos en tres áreas interdependientes: disminución de las ventas o arriendos, actitud para enfrentar adecuadamente la crisis y perspectivas de futuro e inversión.

Respecto a la disminución, tanto en las ventas, como en arriendos de departamentos e inmuebles  señaló que: “Estamos empezando a sufrir los efectos del poco circulante, excesivo endeudamiento de las personas y el alto desempleo. Lamentablemente, el interés por invertir se ha diluido en esta área, en gran parte producto de la incertidumbre que existe a nivel mundial”.

Lo expuesto por Leiva se condice con las estadísticas de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) según las cuales en este año se perderán inversiones por más de 2.399 millones de dólares y desaparecerán cerca de 75.000 empleos. De esa alarmante cifra, un 13,2 % corresponde al subsector vivienda y un 9 % a obras de infraestructura.

En este sentido, economistas y analistas coinciden en que la crisis motivada por el COVID?19 podría ser incluso más seria que las dos últimas enfrentadas por Chile: La crisis asiática de 1999 y la crisis subprime de 2009, surgida en Estados Unidos.

Angélica Esteban, corredora de Propiedades, explica que desde que comenzó el año notó de inmediato el “Efecto COVID?19” en su trabajo. “Si antes en enero y febrero, que son los mejores meses en esta ciudad, arrendaba sin problemas 6 o 7 departamentos en una semana, ahora tuve que conformarme con arrendar una sola propiedad  y me costó conseguirlo”, comenta.

Futuro complicado

Erik Leiva coincide con la empresaria. “El futuro se avizora complejo e incierto. Muchos de mis colegas dan este año por perdido, ya que por falta de demanda, los precios de las propiedades están cayendo cada día más, y por ende, las ganancias para quienes venden serán mínimas”, enfatizó

Respecto a la forma en que los pequeños y medianos empresarios pueden enfrentar este tiempo de pandemia y las perspectivas de inversión a largo plazo, el empresario es cauto.

“A mi juicio, lo único que nos queda es armarnos de paciencia y aprender a convivir con el Covid. El hecho de no saber nada acerca de este virus nos deja desamparados, por así decirlo, y lo más sabio es cuidarnos entre todos en el ámbito económico, y esperar a que pase la tormenta”, señaló.

Debido a ello, el experto también considera que el mejor consejo que puede darle a los dueños de inmuebles y terrenos, es que esperen a que pase la etapa más álgida de la crisis Covid-19 y la ley de la oferta y la demanda funcione equilibradamente.

Además, aseguró que “guardar” estos inmuebles a la espera de tiempos mejores puede considerarse una inversión a largo plazo, o un seguro de vida para cuando la situación económica se haga insostenible.

“Históricamente hemos visto que los precavidos son quienes mejor enfrentan las crisis. Por ello, contar con una propiedad para comercializar en el momento exacto, puede hacer la diferencia entre marcar el paso o salir adelante”, finalizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here