Evangélicos de El Loa apoyan a autoridades locales y a la Mesa social en la lucha contra el COVID-19

0
694

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea

En una declaración pública realizada por la Fraternidad de Pastores Evangélicos-Provincia El Loa (FRAPEL), presidida por el pastor Jimmy Alarcón, junto a su directorio y los miembros de su Asamblea General, manifestaron su preocupación por la alta cifra de contagios por el coronavirus que se está viviendo en Calama y enfatizaron que las disposiciones sanitarias tomadas actualmente por las autoridades nacionales no han sido las suficientes para frenar la curva de contagios por el coronavirus.

Por lo mismo, dieron su total apoyo y respaldo a las autoridades locales, principalmente a la Mesa Social Covid-19 y al alcalde de Calama, Daniel Agusto, para que se tomen en cuenta medidas como por ejemplo cerrar el aeropuerto, declarando que éstas deben ser consideradas seriamente por quienes tienen que tomar decisiones a nivel central, ya que contribuyen a mejorar la situación sanitaria local.

Desde el FRAPEL declararon que “animamos a nuestras autoridades nacionales a poner más énfasis en sus planes de prevención y cuidado de las personas y familias loínas. Llamamos a oír estas demandas y atender preferentemente las acciones tendientes a mejorar la vida de nuestros conciudadanos”.

Agregaron que “creemos que Dios es soberano, gobernador y sostenedor de todas las cosas, por lo que ante esta pandemia que azota nuestra ciudad, él sigue presente y sosteniendo la vida de cada habitante, consolando a quienes han perdido un ser querido y animando a todo poblador a levantar sus ojos a lo alto, de donde viene el buen socorro. En obediencia a la palabra de Dios, nos sujetamos a nuestras autoridades, cumpliendo sus ordenanzas sanitarias, las cuales desde el mes de marzo hemos acatado y ordenado cumplir nuestros pastores asociados y sus congregaciones”.

Oraciones por todas y todos los contagiados por el coronavirus 

En este mismo ámbito, los pastores evangélicos de El Loa destacaron que “nos preocupa el alto grado de contagiados y fallecidos en nuestra ciudad, por lo cual levantamos nuestras oraciones constantes, no sólo por toda la familia loína, sino por las familias del mundo entero, especialmente por los deudos, paras que Dios ponga su dulce paz en los corazones”.

Finalizaron, recalcando que “Calama no puede esperar más, por lo que como FRAPEL seguiremos clamando a nuestro Buen Dios y realizando acciones de apoyo a familias necesitadas de nuestra ciudad, las cuales necesitan visualizar concretamente a nuestro Dios misericordioso y compasivo. Seguiremos confiando en la promesa dada por nuestro Señor Jesucristo: ‘en el mundo tendréis aflicción, pero confiad, Yo he vencido al mundo’ (San Juan 16:33). Creemos que es necesario e imperioso volver nuestros ojos a Dios, porque sabemos que si nuestro Dios no guarda a nuestra ciudad, en vano velamos todos. ¡Dios bendiga Calama!”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here