Desde Centro de Astronomía de la Universidad de Antofagasta realizan observaciones del satélite SpaceX Darksa

0
282

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea

El 6 de marzo pasado, astrónomos del Centro de Astronomía de la Universidad de Antofagasta (CITEVA) realizaron observaciones del satélite SpaceX Darksat usando el telescopio de 0,6 m Chakana en el Observatorio Ckoirama de la misma universidad, ubicado en el norte de Chile.

Con el objetivo de analizar la efectividad del procedimiento de “oscurecimiento” implementado por SpaceX en los satélites llamados “Darksat”. Para ello se combinaron las observaciones en la misma noche del satélite Starlink estándar (sin el tratamiento) STARLINK 1113. Y la conclusión fue que se redujo el brillo reflectante en un 50%, es decir, 2 veces más débil.

Los resultados preliminares muestran que el tratamiento especial de “oscurecimiento” usado por SpaceX ha sido efectivo reduciendo el brillo reflectante del satélite, pero, se requiere más trabajo para disminuirlo a niveles que permitan a los astrónomos profesionales mitigar los efectos en grandes telescopios. Por ejemplo una declaración del Observatorio Vera C. Rubin de la Fundación Nacional de Ciencias (antes conocido como LSST), mencionó que para ayudar a aminorar los impactos del “efecto fantasma” en las exposiciones de imágenes ultra anchas, se requeriría una reducción del 93% del brillo reflectante de los satélites de comunicación estándar STARLINK LEO.

“Darksat es un paso en la dirección correcta pero se requiere más trabajo para calmar los temores de la comunidad astronómica”, asegura el doctor Jeremy Tegloan-Reed, autor principal de este estudio e investigador postdoctoral de Fondecyt en CITEVA.

La Sociedad Chilena de Astronomía (SOCHIAS) formó un grupo de trabajo dedicado a la contaminación lumínica del cual son miembros dos co-autores de este estudio, el doctor Ángel Otárola (TMT) y el doctor Eduardo Unda-Sanzana (CITEVA).

El doctor Otárola sugirió que las observaciones de los satélites podrían realizarse con un telescopio pequeño, lo que motivó al doctor Unda-Sanzana a coordinar con el doctor Tegloan-Reed una campaña utilizando el telescopio de 0,6m del Observatorio Ckiorama operado por CITEVA.

Se formó un equipo en la Universidad de Antofagasta, que incluyó a profesionales y estudiantes de maestría que se involucraron en las observaciones y fueron coautores de una carta enviada a la revista Astronomy and Astrophisycs el 13 de marzo y fue aceptada para su publicación el 15 de abril pasado.

Gracias a los contactos del doctor Otárola, otros telescopios e instrumentos compartieron su data con el equipo. Esta información adicional está actualmente en análisis para ser incluida en una publicación más extensa, incluyendo la data de VISTA en el NIR recopilada por Boris Haeussler, Felipe Gaete, Steffen Mieske, Stéphane Brilliant y Joseph Anderson en ESO Paranal.

Se planean nuevas observaciones de los satélites para caracterizar completamente su brillo, así como la reducción en el resplandor que puedan lograr futuras estrategias implementadas por SpaceX.

“Con más información, no solo entenderemos en qué medida se ven afectadas las observaciones en diferentes longitudes de onda, sino que, en general, tendremos una idea de cuál es la «función bidireccional de distribución de reflectancia» para estos dispositivos”, dijo Tegloan-Reed.

Esta función, básicamente, describe cómo la luz se refleja en distintas superficies. El problema con los satélites Starlink depende fuertemente en las características de la superficie y la estructura de los cuerpos que ellos están enviando al espacio y los investigadores buscarán describir esto basados en datos reales adquiridos en terreno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here