Con menores ingresos y apostando a las redes sociales, emprendedoras de la región se reinventan ante el COVID-19

0
326

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea

Proyectos paralizados, disminución en sus ventas y deterioro en la actividad económica, afectan a las emprendedoras de la región de Antofagasta quienes han sido duramente golpeadas por las consecuencias de la pandemia COVID-19 en la zona. No obstante, son cientos las trabajadoras independientes y pequeñas empresarias que se reinventan y, a través del uso de redes sociales buscan alternativas para dar un vuelco a la situación adversa.

Este escenario es analizado por la académica de la Universidad Católica del Norte (UCN) y directora del Centro de Emprendimiento y de la Pyme (CEMP UCN), Dra. Gianni Romani Chocce, quien profundizó sobre el daño que ha provocado el coronavirus en distintas iniciativas productivas de impulso femenino.

Planteó que entre los más directos y visibles están la disminución de las ventas, el cierre de emprendimientos y la destrucción de empleos. “Pese a que todavía no estamos en cuarentena obligatoria, ya muchos comercios no pueden abrir. Todos esos emprendimientos no están vendiendo, por lo tanto, sus ingresos son cero y se ven obligados a despedir al personal, porque hay ciertos costos fijos que tienen que seguir pagando como electricidad, agua, arriendo, etc.”

Agregó que las áreas más afectadas son aquellas orientadas al rubro de servicios al consumidor final. Aquí están incluidos restaurantes, peluquerías, ferreterías y almacenes de barrio (que no venden productos alimenticios), entre otros. “He conversado con algunas empresarias ya establecidas y la situación es crítica, porque les están cancelando todos sus pedidos y no están vendiendo, por lo que están sin liquidez y necesitan vender para pagar los sueldos de fin de mes y otros costos fijos. Esto incluso está pasando con las empresarias ya establecidas, así que el impacto será mayor en las mujeres emprendedoras que están en etapas iniciales, se verán obligadas a cerrar”.

Redes sociales

La Dra. Romani planteó que el uso de tecnologías es una de las estrategias utilizadas por las mujeres para enfrentar la crisis. “Es clave el uso de las redes sociales como Facebook e Instagram, porque les permiten la comercialización y venta de sus productos. Actualmente, hay tutoriales gratuitos para quienes no saben usar las redes sociales, solo hay que buscar y empezar a practicar. No queda otra alternativa”, señaló la especialista.

Otra estrategia, añade, es la acción colaborativa con otras mujeres con emprendimientos similares o complementarios para hacer economías de escala en la distribución y venta de sus productos. En ese sentido, explica, hay que hacer un llamado a la solidaridad y asociatividad con otras mujeres emprendedoras. “La sororidad entre mujeres emprendedoras y la empatía son clave en este periodo de crisis”, especifica.

También indicó que la situación difícil puede generar oportunidades para el emprendimiento de las mujeres nortinas. En este punto observó que siempre las crisis, catástrofes, pandemias o imperfecciones del mercado generan oportunidades para los/las emprendedores/as. “El reinventarse debe ser parte del día a día de quienes emprenden para salir adelante y no descontinuar el emprendimiento. Las mujeres emprendedoras del rubro de la confección y costura tienen una gran oportunidad para la confección de mascarillas caseras que pueden comercializar usando las redes sociales”. Asimismo, destacó la confección de ropa de seguridad para hospitales y otros lugares. “Las mujeres, y en particular las emprendedoras, son muy intuitivas, creativas, por lo que esta crisis sin duda dará pie al surgimiento de nuevas oportunidades de negocio. Hay que estar muy atentas a las señales del mercado y dispuestas a reinventarnos”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here