Get Adobe Flash player

Archivos

Estadísticas del sitio

  • 746.649 visitas

¿Fue un acto de amor el que cometió Jorge Olivares (84) un sábado de julio a la hora del té, en su casa de Conchalí, cuando le descerrajó un tiro en la cabeza a Elsa Ayala (89), su esposa, quien padecía un cáncer ovárico con metástasis que la tenía postrada, y luego se disparó a sí mismo?

La pareja vivía sola en una modesta vivienda. No tenían hijos. Entre ambos sumaban 400 mil pesos de ingresos al mes. Como ambos estaban con neumonía, el personal del Centro de Salud Familiar (CESFAM) había logrado convencerlos de que se trasladaran a un hogar de ancianos. Los Olivares Ayala eran queridos por el equipo, tanto que una técnico médica les llevaba desayuno a diario, incluido ese sábado en que Jorge decidió poner fin a la agonía de su mujer y a su propia vida. Una decisión que pudo ser consecuencia del “desgaste del cuidador por el constante requerimiento de cuidados de Elsa”, como dice su informe sicólogico.

El caso fue difundido en la prensa y las redes explotaron con mensajes donde se repetían las palabras vejez, pobreza, enfermedad, depresión. Hurgando en la web, impresiona la abundancia de casos similares en España, donde el envejecimiento de la población es tal, que por tercer año consecutivo ese país registra más muertes que nacimientos.

Chile también envejece. Y aunque lo hace a pasos agigantados, seguimos sin hacernos cargo de los problemas de la vejez con una robusta política multisectorial para los adultos mayores. En especial, para los más vulnerables. Los adultos mayores con dependencia severa en los quintiles de ingresos más bajos son casi el 30%, a diferencia de los más altos donde no llegan al 10%. Ese era el caso de Elsa. En estas situaciones, las necesidades de atención especializada van complejizándose día a día, y los cuidadores que suelen ser familiares y adultos mayores también van desgastándose y cayendo en la depresión, como probablemente le sucedió a Jorge.

Jorge y Elsa me recordaron “Amour”, película que cuenta la historia de un matrimonio de músicos parisinos, donde él, en un acto desesperado de depresión y desolación, de soledad y deterioro, de enfermedad y sinrazón, resuelve “apurar la causa”, dándole muerte a ella, tal como hizo en Conchalí, Jorge con Elsa, una pareja que requería mucho más de lo que fuimos capaces de darles. 

Por Juan Cristóbal Romero, director ejecutivo del Hogar de Cristo

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Señal online Tunein Radio

Sígueme en Twitter

Audio En La Línea 14 horas

Audio En La Línea 19 horas

Ultimos Comentarios

Manuel: Qué pena vecino dios lo guarde que descanses en paz Juan carlito...
Daniel reyes: No debemos perder ningun punto mas.si se pretende llegar a primera....
Alex Segovia: Buenas soy VECINo DEL SECTOR EN LAS PARINAS COMO HACEMIS PARA POSTULAR ...
reparaciones ariston sabadell: Me ha encantado vuestro artículo y me ha sabido a poco mas ya sabeis lo que afi...
https://tecnicosbarcelona.com.es: Esto es verdaderamente bueno, eres un blogger muy profesional. Me he unido a tu ...
: Muchas Gracias por tu aporte y apoyo a esta institucion …. exito en todo lo qu...
Ivan: Que te vaya muy bien Arturo, como Cobreloino que soy, te agradezco tu aporte y e...
Nine: Aca en granaderos hay 5 locales nocturnos: maderos bar, restaurant chino que cpm...
Maria Eugenia Cruces Aguirre: Saludos, mi nombre es María Eugenia Cruces, soy médico y escribo desde Venezue...
Manuel Bustamante: Grande zorro...