Columna de opinión: Covid-19 en la cuarta revolución industrial todos somos importantes

0
328

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea

En medio de esta crisis, debemos ser concretos y eficientes, pero no debemos dejar de lado la imaginación, pensar en las oportunidades y transformar. Cuando en 1995 irrumpimos en el ecosistema de la economía en Chile, fuimos los primeros como Santiago Innova en empujar la innovación no solo como una herramienta de negocio, sino como una meta para construir un nuevo ecosistema y una nueva manera de ver el funcionamiento de las empresas y la economía en nuestro país.

Con esta visión que nació hace un cuarto de siglo ya y con las circunstancias que hoy nos afectan es que vamos a tener que salir entre todos de esta pandemia y sus coletazos. La cuarta revolución industrial es inminente y probablemente no volveremos a ser los de antes. Las nuevas tecnologías se fusionarán con el mundos físico, digital y biológico, impactando en todas las disciplinas, economías e industrias. Y, nosotros, las instituciones que estamos aquí para incubar ideas, asesorar emprendimientos e impulsar proyectos, tenemos que ser pieza clave de este engranaje para superar la crisis que ya está en nuestras puertas.

Así como nos volvemos conscientes de nuestro papel abriendo puertas, guiando y muchas veces financiando a pymes, es importante que toda la cadena pare, fije sus bases, mire el presente y luego apunte al horizonte.

La inyección de recursos que el Ministro de Hacienda anunció hace algunos días, cuya cifra es de US$11.750 millones y el segundo paquete de medidas para salvaguardar a pymes e independientes: un fondo de 2 mil millones de dólares para apoyar a los trabajadores informales, la coordinación con el Banco Central, el mundo regulador y político es un comienzo. La distribución debería tener ciertas prioridades, las urgencias primero; rescatar a los que están a punto de quebrar, robustecer a los que tienen posibilidades de seguir. Pero aquí la banca tendrá un rol central y debe reconocer esta responsabilidad.

Trabajaremos con la idea de desarrollar empresas innovadoras que aporten al progreso sustentable del país. Asumiremos esta tarea con humildad, pero también con mucha responsabilidad, pues sabemos que de esta crisis saldrán nuevas ideas, proyectos transformados, estrategias revolucionadas y listas para crear un mundo mejor y más sustentable. Se habla de la inminente cuarta revolución industrial gracias al impulso de la impresora 3D con un protagonismo urgente en esta crisis. Tenemos ese optimismo y creemos en esta misión, somos parte del engranaje y de esta cadena de rescate, pero también nos corresponde ser propositivos y tender cientos, miles de manos, a quienes lo necesiten con todas nuestras herramientas a disposición.

María Sepúlveda, Directora Santiago Innova.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here