Cinco cambios en tecnología que generó el coronavirus

0
307

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea

¿Cómo ha cambiado el consumo de tecnología a poco más de un mes y medio de la cuarentena? Sin duda, han irrumpido tendencias que si bien ya habían comenzado a desplegarse, no fue sino hasta la necesidad de quedarse en casa que se aceleró su penetración.

Hoy existe una dependencia de las infraestructuras digitales como nunca se había visto. De acuerdo a lo que planteaba World Economic Forum (WEF) a principios de año, los ciberataques son una de las principales amenazas mundiales -de acuerdo a su Mapa de Riesgos Globales de 2020-, a la par de los desastres naturales o las enfermedades infecciosas. Hoy el organismo estima que en el contexto del coronavirus, el 98% de los ataques aplica métodos de ingeniería social. Es decir, los ciberdelincuentes idean formas para acceder a contraseñas, redes y datos.

Pero, ¿qué deben hacer las organizaciones al respecto? “Todas las empresas, sin excepción, deben tener una estrategia de seguridad. Todo el ecosistema estará expuesto a nuevas amenazas de seguridad de sus sistemas. En este sector es donde más van a invertir las empresas al 2020 porque las empresas se dieron cuenta de que su reputación puede estar en juego”, señala Francisco Guzmán, director de Claro empresas.

Según datos de Unesco, cerca de 1,52 billones de estudiantes no están yendo a clases debido al Covid-19, 87% de la población estudiantil en el mundo. Más de 60 millones de profesores están en casa también. En Chile, se estima que más de cinco millones de estudiantes de educación parvularia, escolar y superior- están aprendiendo a través de aulas virtuales y plataformas que se han convertido en las nuevas salas de clases.

¿La crisis del coronavirus cambiará el futuro de la educación? ¿será un aporte o solo profundizará las diferencias? El Banco Mundial plantea que estamos frente a una nueva paradoja: Si bien la tecnología se presenta como la mejor alternativa para minimizar el daño durante la crisis, también hay un riesgo de profundizar brechas en educación, razón por las que hoy el mundo privado y público buscan alternativas para generar un tercer camino que permita potenciar el uso de tecnología sin dejar de lado los aspectos sociales que conlleva la educación remota.

Teletrabajo

Datos de la consultora Gartner, revelan que de aquí al año 2030 la demanda por trabajo remoto incrementará en un 30%, con la inserción de la Generación Z al mercado laboral. Por su parte, el MIT sugiere que entre un 25% y un 30% de los trabajadores va a realizar 2 ó 3 días de teletrabajo a la semana finalizada la crisis.

En pocos días las plataformas de videoconferencia han sido de las más descargadas a nivel mundial y en nuestra industria vemos una alta demanda por soluciones basadas en la nube, porque necesitan gran capacidad de almacenamiento y costo escalable. Es fundamental dar continuidad operativa a las empresas, sin importar si se trata de una gran corporación o de una pequeña empresa. Es precisamente ese punto el que nos desafía: cómo hacer que el despliegue de estas soluciones sea coherente con la estrategia de cada empresa y tan amigable para una con 15 funcionarios, como para una compañía con más de 3.000 colaboradores.

Telemedicina

En sólo semanas, la telemedicina ha dado pasos agigantados en el mundo público y privado.  Según datos de Global Market Insights, se proyecta que el mercado global de la telemedicina, actualmente avaluado en US$38,3 billones, crezca a US$175 billones al 2026, potenciado por el desarrollo de las redes de telecomunicación, oportunidades en las zonas aisladas, y la necesidad evidenciada por la crisis del coronavirus.

La pandemia ha dejado en evidencia la importancia de innovar ante la baja disponibilidad de suministros básicos para la prevención del contagio y propagación del coronavirus, como es el caso de las mascarillas.

E-commerce

Solo en Chile, según la Cámara Nacional de Comercio de Santiago, las ventas electrónicas aumentaron cerca de 120%, en un cambio de conducta que refleja una realidad mundial. De este modo, el comercio digital pasó de representar un 6% de las ventas totales del retail a un 13% en los últimos días de marzo.

“La crisis sanitaria ha impulsado con fuerza las transacciones digitales. Si bien, tradicionalmente, la compra online ha estado centrada en bienes de consumo como audífonos, hemos visto un incremento sustancial en la contratación de servicios como planes celulares”, cuenta Alfonso Emperanza, director de Claro Chile.

De hecho, durante abril la venta de accesorios en Claro se multiplicó casi por 10 respecto a marzo. Destaca la compra de audífonos, balanzas inteligentes, chromecast y kits Smart Home (kit que permite controlar o monitorear dispositivos a partir de una conexión a internet wifi). Además, la venta de planes de postpago creció más de 50% respecto al mes anterior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here