Chuquicamata en la historia de Cobreloa

0
200
 

CALAMA – Chuquicamata, la tierra difícil de entender, fácil de querer e imposible de olvidar, tiene una importancia conjunta con Calama en el forjamiento de Cobreloa, que ha llevado por Chile y América el temple, esfuerzo y el coraje de sus habitantes.

Por ello, en conmemoración de su aniversario 104, el club recogió importantes momentos que demuestran el aporte del gran mineral en la historia del Gigante de Provincias.

Furor tras el título de Calama

El título conseguido por la Selección de Calama en el Nacional Amateur de 1959, explotó el fervor por profesionalizar el fútbol en la Provincia El Loa. Por ello, Chuquicamata no quiso ser menos y asumió la organización del Nacional Amateur de 1961.

Armar un plantel sólo de chuquicamatinos era algo complejo por la pequeña cantidad de habitantes del campamento. Además, en aquel entonces, la trascendencia de los nacionales amateur era tal que, incluso, futbolistas profesionales eran capaces de participar en este evento representando a sus ciudades.

La selección granate, en referencia al cobre y que bien podría tomarse como la génesis del futuro color naranja de Cobreloa, se propuso ser más que un representativo del mineral y convertirse en un referente regional con la visión en el objetivo mayor: demostrar a todo Chile el potencial del norte minero para contar con un equipo profesional.

Para ser competitivos, Chuquicamata captó talentos de toda la región, a quienes recompensaba con trabajos en el mineral. De esta manera, el combinado formó un fuerte plantel que protagonizó la campaña que les llevó a probarse la corona derrotando en la final a la Selección de Osorno, la cual contó entre sus filas con la presencia de Rubén Marcos, figura en ese entonces del «Ballet Azul» y posteriormente mundialista en Inglaterra 1966.

Crónica de una rivalidad anunciada

La obsesión de Calama y Chuquicamata por contar con un club profesional ya era un hecho, y en el camino, Chuquicamata organizaba partidos amistosos contra clubes profesionales para demostrarle a Santiago la capacidad de El Loa para conseguir este sueño.

Por esta razón, 1969 se recuerda como un año especial para el mítico Estadio Anaconda, escenario donde Chuquicamata recibió nada menos que a Colo-Colo, a quien derrotó por 4 goles a 3 con dobletes de Óscar Cuello y Ranulfo Rand.

Fue una jornada recordada, no sólo por la algarabía minera tras la victoria sino también por terminar de manera muy intensa con pachotadas entre dos caracteres difíciles de convivir: la altanería y el mucho ruido de los capitalinos que se sintieron estrellas de paseo por el mineral, lo que no congenió con la tosquedad del nortino habitado en su silente desierto.

Fue la crónica de una rivalidad que, con Cobreloa en el profesionalismo, ya es historia sabida en cuando a la hostilidad hacia los albos que bien claro tienen que en Tierra Santa son visitantes.

Se suma al «¡Ahora o Nunca!»

Las constantes cartas sin respuestas desde El Loa a Santiago por el sueño del fútbol profesional dieron un giro gracias a la creación del «Comité Pro-Ingreso al Profesionalismo», conformado en una Asamblea Ciudadana compuesta por medios de comunicaciones, emprendedores y diversos sindicatos calameños, que recibió el apoyo de los entonces mandamases de Codelco José Gorrini, Nicolás Tschischow y el doctor Sergio Stóppel.

Con estas incorporaciones, Gorrini y Tschischow aportaron desde la planificación de ingeniería, mientras que Stóppel lo hizo desde el área clínica, potenciando aún más el «Proyecto Cobreloa» bajo el unísono lema del «Ahora o Nunca».

Primer amistoso frente a un club profesional

Ya con Cobreloa confirmado como nuevo club profesional, y en su proceso de preparación para jugar torneos oficiales, Chuquicamata acogió, en el Estadio Anaconda, el primer partido de los Zorros del Desierto como club profesional ante un equipo con ese estatus.

El libro oficial de Cobreloa, escrito por el connotado periodista y estadístico Carlos Gómez Barrera, nos cuenta que el equipo invitado fue la Universidad Católica. El duelo se jugó un 30 de enero de 1977 y el elenco naranja aún en formación cayó derrotado por 3 goles a 1 ante los cruzados.

Estrena su primera corona

En el mismo texto, se destaca el 8 de marzo de 1981 como la única fecha, de la cual se tenga memoria, en la que Cobreloa trasladó un partido oficial a Chuquicamata.

No fue cualquier partido. Se trató nada menos que del primer cotejo oficial de Cobreloa en condición de local tras la obtención de su primera estrella de 1980. El compromiso mencionado era correspondiente a la Copa Polla Gol.

Cobreloa había debutado en Viña del Mar, ciudad en la que derrotó a domicilio por 2-1 a Everton. La segunda fecha, que significó ser el primer partido oficial como local de los dirigidos por Vicente Cantatore tras conseguir su primera estrella, fue llevada de manera especial al Estadio Anaconda, donde el equipo naranja recibió a San Luis de Quillota encabezado por Patricio Yáñez, Víctor «Pititore» Cabrera y el futuro cobreloíno Jorge «Pindinga» Muñoz.

Un abarrotado Estadio Anaconda fue testigo de la victoria por 2-0 de un Cobreloa que empezaba a prepararse para hacer historia en América. Abrió la cuenta por un gol en contra de San Luis, mientras que el definitivo 2-0 llegaría por medio del reciente refuerzo Jorge Luis Siviero, que en Chuquicamata comenzaba a relucir su chapa de goleador anotando su primer gol oficial con la camiseta naranja.

Texto: cobreloa.cl

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here