Cerca de 4 mil personas revivieron la Navidad en ex campamento de Chuquicamata

0
20

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea en Facebook

Cada víspera de Navidad, Chuquicamata abre sus puertas al público para que sus ex habitantes sean parte de ritos y tradiciones que quedaron arraigadas en sus corazones. Ejemplo de ello son el encendido del árbol, el Nacimiento que se ubica en la Plaza Los Héroes y el recorrido del Viejito Pascuero en su trineo, una tradición que promueve la familia Lira Solas.

En esta oportunidad fueron cerca de 4 mil personas las que disfrutaron durante dos días -sábado y domingo- de estos momentos. Una fecha especial en el que las familias  recuerdan cómo vivieron las fiestas en el mineral, o simplemente para observar sus calles, fotografiarse junto a los edificios emblemáticos. Una fiesta inolvidable que, en varios casos, los transportó a la niñez.

Hoy Chuquicamata vive un proceso de Transformación que invita a que miremos y construyamos el futuro, pero sin olvidar las tradiciones del pasado. Esa historia que se ha forjado por más de un siglo y que siempre vivió la Navidad de manera especial.

Vivencias 

Para Guadalupe Jaldín, volver en estas fechas a Chuquicamata tiene algo especial que la emociona. “Mi padre adoraba Chuqui, por eso que cada vez que vengo es muy emotivo. Me encanta lo mágico de la Navidad”.

Las nuevas generaciones también estuvieron presentes. Fue el caso de Constanza Rojo (9), quien se mostró feliz al vivir el paseo del Viejito Pascuero. “Me gustó estar aquí reunidos en familia. Mi mamá es de Chuqui y feliz que me haya compartido esta tradición para venir a verlo”.

En la Parroquia El Salvador del mineral, los ex habitantes participaron de la celebración de la Misa de Navidad, presidida por el sacerdote Enrique Olivé, mientras que frente a la parroquia se vivió otro de los momentos importantes: el encendido del tradicional árbol de Navidad. “Es hermoso cuando las luces iluminan, porque embellece todo. Con este árbol se vienen a la mente muchos recuerdos de la época en que vivíamos en el campamento. Es emocionante, es nostálgico”, dijo Gabriela Cortés, Chuquicamatina que viajó desde Arica especialmente para este momento.

“Hay sentimientos encontrados, haber nacido acá, haber compartido la niñez con tantas personas, la adultez y tantos años de trabajo. Es un recuerdo profundo, inolvidable. Fue un campamento tranquilo, donde cada uno tenía la motivación de prosperar. Ver el encendido del árbol nos hace recordar la época de los gringos”, mencionó José Rivera.

Otra de las jornadas especiales fue la chocolatada que organizaron los ex alumnos de la Escuela Industrial San José, quienes también revivieron las actividades y tradiciones que se practicaban en la época de oro del ex campamento.

Dos días intensos, llenos de emociones y tradiciones que se vivieron en el ex campamento de Chuquicamata donde casi 4 mil personas pudieron revivir el pasado, pero con la mirada puesta en el futuro.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here