Campeón con Cobreloa reveló el sueño no cumplido en el club

0
2151

Sigue aquí el nuevo Fanpage de En La Línea Deportes

Estuvo 9 años en Calama. Llegó de la mano del desaparecido entrenador, Fernando Cavalleri, quien lo reclutó de Malleco Unido para llevarlo a Deportes Concepción y luego a Cobreloa. «Fue una promesa que me hizo y cumplió», destaca Marcelo Miranda Díaz (53) sobre el DT argentino que después fue reemplazado por José Sulantay.

Pese a ser campeón en los mineros en 1992 y adueñarse de la banda izquierda debió dejar el club en el 2000. «Fue una etapa muy difícil pues pensé que iba a terminar mi carrera en Cobreloa. Me proyectaba para seguir viviendo en Calama, incluso me compré casa. También tenía unos proyectos con Fernando (Cornejo) de hacer canchas sintéticas, pero ocurrió que no me quisieron y partí con varios jugadores más», recuerda.

Reconoce que tuvo opciones de ir a otro equipo, pero nunca se concretaron esos ofrecimientos, «incluso me llamó Jorge Garcés para ir a Santiago Wanderers, que ese año salió campeón. Me quería junto a Jaime Rivero, y al final se lo llevó a él no más».

El ahora entrenador indica que tuvo también ofertas de Primera B, «pero no quería jugar esa serie. Además estaba muy amargado pues mi sueño era retirarme en Cobreloa. Que no me quisieran fue un golpe muy fuerte para mi y mi familia. Teníamos todo en Calama y fueron meses duros».

A Macul

Fue en ese momento que aparece en su horizonte profesional la opción de jugar en el archirrival deportivo de los naranjas. «Estábamos a una semana de comenzar el campeonato y había dicho que no jugaba más. Ahí me llaman de Colo Colo. Era una oferta buena, aunque sabía que mucha gente me iba a reprochar esa decisión, pero lo miré como un trabajo. Hicimos una campaña buena, pero me tocó el año malo, con una quiebra incluida y meses impagos. La pasamos harto mal. También había perdido ese gusto de jugar porque, reitero, mi sueño era retirarme en Cobreloa. Entonces no entregue todo lo que debía haber entregado porque seguía con la mente en Calama», relata.

Agrega que estando en los albos le tocó ir al desierto a enfrentar a su ex club. «Ellos hacían un análisis para pelear el título y veían dónde podían perder puntos, y Calama era el primero. Se notaba que Colo Colo iba con una presión extra para doblegar a Cobreloa. Los equipos de Santiago pensaban que ir a Calama eran tres puntos perdidos y siempre lo tomaron así. El único equipo que he visto ser local es Cobreloa; en Calama el local es Cobreloa», aclara.

Nostalgia alegre

Pese a perder en ese duelo (2 a 0 fue el resultado a favor de los loínos), Miranda recuerda una especial situación vivida pos partido en el antiguo Estadio Municipal. «El haber jugado 9 años por Cobreloa e ir después por Colo Colo fue difícil, pero después se convirtió en una nostalgia alegre poder volver a Calama», apunta.

«Muchos hinchas que me criticaron en su momento, después me aplaudieron cuando terminó el partido. Recuerdo que todos los  jugadores de Cobreloa ya habían entrado al camarín y yo fui el último en dejar la cancha, y la gente se quedó para aplaudirme. Sentí en ese momento que era mi despedida o el retiro que no había tenido en Cobreloa, que se dio ahí. Feliz de haberse despedido así», reconoce.

Finalmente, envío un mensaje a la exigente hinchada minera que aún recuerda su paso por el norte. «Yo siempre me voy a identificar con Cobreloa. Incluso cuando entrenaba en Macul muchos compañeros no me decían Chelo o Marcelo sino Cobre. Creo que era por mi identificación con Cobreloa. Hoy ando por la calle y todo el mundo me identifica así; no lo hacen con Concepción o con Malleco, y eso es importante. Por Colo Colo fue un paso en mi carrera, pero el más importante y siempre será así, fue Cobreloa», ratifica el ex seleccionado nacional.

LEA TAMBIÉN:

Con una pensión de 110 mil pesos sobrevive en pandemia histórico jugador de Cobreloa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here