Antofagasta: apoderados denuncian a colegio por excesivo cobro de mensualidades

0
577

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea

Con el objetivo de buscar un cobro justo a las mensualidades mientras dure la crisis sanitaria, donde no se pueden llevar a cabo las clases presenciales, un grupo de alrededor de 300 apoderados del Colegio San Luis de Antofagasta, presentó un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de la ciudad.

Patricio Rojas, vocero de este grupo de apoderados, indicó que esta medida se materializó luego del quiebre con el Centro General de Padres del establecimiento, lo que motivó que iniciaran un camino propio para exigir este descuento y que en primera instancia se tradujo en una carta a las autoridades del colegio, la que firmaron más de 500 apoderados de un universo cercano a los 750.

«Esto surgió espontáneamente donde enviamos un petitorio a la administración del San Luis, un poco más avanzada en términos de lo que queríamos que era un descuento (en ese momento del 30%), que los intereses y reajustes no se aplicaran en este periodo y que se mejorara considerablemente la plataforma virtual donde están trabajando los alumnos», indicó.

Agregó que «el colegio insiste en buscar una solución parcial del problema, por la vía a otorgar una rebaja económica muy acotada a un reducido grupo de sostenedores, mediante un Fondo Solidario, al que debieron postular adjuntando una gran cantidad de documentos”.

Sin embargo las medidas ya mencionadas, para la agrupación son totalmente insuficientes, al comparar el servicio que se entrega, versus la mensualidad estipulada en el convenio que asciende a los $373.000 mensuales

Contenido académico

En la parte educacional tras la pandemia, muchos establecimientos han manifestado su descontento con la nueva forma de realizar las clases y esta no es la excepción. Los apoderados acusan que el colegio no ha invertido en buenas plataformas y se ha generado una presión extra, a la que deben complementar los contenidos en casa, descargando e imprimiendo guías.

Alejandra Parraguez, vocera de la organización comentó que “estamos muy preocupados por las deficiencias que hemos detectado en las clases online. Creemos que el colegio no ha entregado las herramientas necesarias a los profesores para llevar a cabo estas clases, ya sea con capacitaciones, computadoras e internet acorde a los requerimientos actuales”.

Añade que «los apoderados están molestos con el servicio que se está entregando. Entendemos la causa pero resulta que ahora nosotros somos los  tenemos que estar enseñándole a nuestros hijos, invirtiendo en comprar las fotocopias o imprimiendo. Hay muchos padres que no tienen el tiempo para esto o simplemente no saben cómo ser profesores».

Finalmente esta acción judicial se suma a lo realizado hace poco por la comunidad del Colegio San Esteban, quienes bajo argumentos similares, esperan que el sostenedor invierta los ahorros generado a raíz de la suspensión de clases presenciales, a mejoras en las plataformas online que, al parecer, estaría siendo la única manera de educar a la comunidad escolar bajo las normativas impuestas por el Covid-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here