Alertan sobre intento de apropiación de los Geoglifos de Chug Chug y de Parque Arqueológico para su puesta en valor

0
5241

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea

Mediante una declaración pública, la Fundación Desierto de Atacama alertó del intento de apropiación del trabajo que por más de una década viene realizando junto a comunidades indígenas locales para proteger y poner en valor a los geoglifos existentes en la Región de Antofagasta, lo que ha valido reconocimientos tanto a nivel nacional como internacional. El más reciente fue su participación en la Triennal de Arquitectura de Sharjah con su proyecto «Líneas del Desierto», precisamente en torno a los geoglifos.

Esta denuncia es motivada por la publicación una noticia en diarios regionales donde se informa la intención de postular a los geoglifos del desierto para su reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y la creación de un museo en el Parque Arqueológico Geoglifos de Chug Chug, esto por parte de una Fundación integrada por el Intendente de Tarapacá, Miguel Ángel Quezada, la Corporación Nacional Forestal (CONAF), la participación de la Universidad Católica del Norte, además del apoyo de la senadora UDI Luz Eliana Ebensperger y la minería local.

La declaración cataloga de oportunista la medida y define el anuncio como un «voladero de luces» y un «simulacro comunicacional», ya que estas autoridades y entidades carecen de experiencia, trabajo y una real preocupación por estas majestuosas figuras de arte rupestre, siendo claramente una acción que responde a intereses mineros.

«Alertamos que detrás de la creación de esta supuesta Fundación que reúne a instituciones estatales (Gobierno Regional Iquique y CONAF) y una universidad privada católica (UCN), están los intereses de la Gran Minería, es quien los organiza y les da las directrices. Siendo importante destacar y no olvidar, que la Gran Minería es la principal responsable del grave daño que se les ha venido ocasionando a los Geoglifos del norte de Chile», denuncian.

Asimismo recuerdan que el Parque Arqueológico Geoglifos de Chug Chug, proyecto por el cual la Fundación Desierto de Atacama fue galardonada con el Premio de Conservación del Consejo de Monumentos Nacionales el año 2017, se ubica en tierras cuya concesión fue otorgada para su protección a comunidades indígenas que habitan el territorio desde tiempos ancestrales.

«De la mayor gravedad es que estas personas e instituciones quieran pasar por alto el trabajo de las comunidades indígenas y organizaciones que sí han venido protegiendo y poniendo en valor los geoglifos desde hace años, con gestiones reales de resguardo, protección y valorización. Así lo han hecho la Comunidad Indígena Quechua de Huatacondo en Tarapacá y la Comunidad Indígena Aymara de Quillagua en Antofagasta, junto a la Fundación Desierto de Atacama, creando para ello un Parque Arqueológico con los Geoglifos de Chug-Chug, y otro de similar características con los de Huatacondo», señalan.

Finalmente agrega que la administración del Parque se encuentra en manos de la Comunidad Indígena Aymara de Quillagua, que no estaba en conocimiento de estos hechos, siendo una abierta vulneración de derechos garantizados en tratados internacionales, como el Convenio 169 de OIT, que obligan a la consulta y consentimiento de estos pueblos frente a medidas susceptibles de afectarles, como es el intento de intervención del Parque con un museo.

Comparta también su noticia o video al WhatsApp +56 9 8776 2671

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here