Agricultores de Taltal recibieron 2 mil 500 olivos

0
25

Siga aquí el Fanpage del diario digital En La Línea en Facebook

La Seremia de Agricultura, a través de la Corporación Nacional Forestal Región Antofagasta, entregó 2 mil 500 olivos a los agricultores de Taltal ubicados en los sectores de La Cachina, Los Loros y El Hueso, gracias al programa de arborización «Un chileno, un árbol» que realiza CONAF en todo el país.

La presidenta de la Asociación Gremial de Pequeños Productores Agropecuarios de Taltal,  Yubitza Arancibia, agradeció la iniciativa e indicó que “me parece excelente porque nosotros empezamos con muy pocos olivos y después hemos ido comprando, también hemos tenido donaciones por parte de CONAF y hoy nos vemos enfrentados a una nueva donación, así que es excelente porque podemos agregar un poco más a la productividad del año 2019”.

En tanto, el director regional de CONAF, Cristián Salas Papasideris, señaló que “el aumento de arbolado es de suma relevancia, sobre todo en nuestra árida región pues además de luchar contra los efectos del cambio climático combaten la erosión de los suelos, oxigenan nuestro ambiente, nos entregan sombra, son el hábitat para aves y por supuesto embellecen nuestras ciudades generando positivos efectos. A través de este programa apelamos a generar un compromiso real con el cuidado de nuestro entorno y medio ambiente, instaurando sentido de pertenencia entre los vecinos que se ven beneficiados».

Entregas 2018

Durante 2018 en la región de Antofagasta, se entregaron 12.019 árboles, los que fueron distribuidos en ocho comunas de la región y establecidos en sectores urbanos y periurbanos (este año no hubo entregas en Ollague).

En este sentido, podemos señalar que en el sector urbano se plantaron 7.162 plantas, mientras que en el sector rural fueron 4.857 plantas.  Respecto a su origen, 8.010 fueron plantas exóticas, 3.911 plantas nativas y 98 plantas nativas en estado de conservación.

Las especies más entregadas por CONAF durante 2018 fueron vilcas, algarrobos blancos y acacias azules. Cabe señalar que el 62% de las plantas entregadas tienen una altura superior a los 80 cms. Estas cifras han sido posibles de alcanzar gracias a la participación e interés de la comunidad, tanto a nivel de personas individuales, como de organizaciones sociales, municipios, fundaciones, empresas y establecimientos educacionales, que finalmente son los beneficiarios del programa. 

Donación de árboles

Las donaciones de árboles de parte de CONAF están dispuestas para toda la comunidad, siempre y cuando el solicitante se comprometa con el cuidado y mantención de los ejemplares a establecer y el lugar de plantación este regularizado y cuente con autorización de la Administración Municipal o de Bienes Nacionales.

El procedimiento para acceder a la donación  es acercarse a las oficinas de CONAF de la región, estas se encuentran ubicadas en Antofagasta dirección Avenida Argentina #2510 y en Calama avenida Granaderos #2230, o bien enviar correo directamente a la dirección anita.huichaman@conaf.cl y julio.vega@conaf.cl respectivamente.

En oficina, el profesional de CONAF realiza una evaluación sobre el espacio disponible, la capacidad de mantención del beneficiario, el lugar de establecimiento de los ejemplares y especies a establecer y se procede con la ficha de solicitud respectiva, documento donde el beneficiario firma su compromiso de mantención y cuidado de los ejemplares.  Asimismo, se coordinará la asistencia técnica del profesional de CONAF, según el contexto de de la arborización, con el objeto de entregar una correcta indicación sobre la especie, ubicación  y la cantidad de árboles adecuada a establecer.

Una vez entregadas estas  asesorías técnicas, sobre plantación  y mantención se le entrega al beneficiario una “autorización de retiro de plantas” con ese documento el beneficiario debe ir a los  viveros de CONAF a retirar los árboles solicitados.

Los árboles y los parques cumplen en una ciudad variadas funciones y beneficios: contribuyen al atractivo estético de éstas, ayudan a mantener la salud psíquica y el bienestar general de sus habitantes; mejoran el microclima, regulando las temperaturas, optimizando la calidad del aire y moderando la contaminación acústica; ayudan a mantener frescas las ciudades y protegen la erosión del suelo, de las inundaciones y aumentan la provisión de agua durante el verano,  incrementan la biodiversidad de la ciudad; y proveen de beneficios económicos en lo que respecta al valor patrimonial de las propiedades.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here